Si tu quieres…

9 jun

Si tu quieres, puedo cambiarte el mundo.
Si tu quieres, puedo decirlo todo, incluso gritarlo.
Si tu quieres, no hablaré ni diré nada. Mirare tu reflejo en la luna cada noche imaginando que eres aquel que extraña mis suspiros a tu lado.
Si tu quieres, nos perderemos en el mundo. Iremos hasta lo desconocido para conocernos mejor y sabremos quienes somos en realidad.
Si tu quieres, seré la persona que alegre tu tristeza y que despache tus recuerdos.
Si tu quieres, puedes decirme lo que sientes y abrir el corazón. Puedo escuchar tu voz en la noche, en el día, en la madrugada… a cualquier hora te escucharé.
Si tu quieres, encontraré las palabras y el momento perfecto para que te des cuenta que la vida es muy cota como para dejar escapar la felicidad por un pasado que ya no hace parte de tu vida… No. Ya no hace parte.
Si tu quieres… Pero yo también puedo encontrar la manera de que quieras.

Cuando callas

17 mar

Neruda… qué se puede decir sobre Neruda. El que pudo escribir los versos más tristes una noche, el que la quiso y a veces ella lo quiso también.

A veces no estamos para sonreír ni para mostrar nuestra mejor actitud ante la vida. A veces no entendemos qué le pasa al mundo, qué pasa con nuestra vida o, simplemente, qué nos pasa interiormente.

Hay días en los que quisiéramos escondernos debajo de las cobijas de la cama y dejar la mente en blanco hasta que seamos capaces de enfrentar de nuevo el mundo y todas las complicaciones que nos trae.

Hoy es uno de esos días. No estoy para sonreír, no estoy para cantar, no estoy para bailar.

Hoy soy yo quien puede escribir los versos más tristes esta tarde, pensar en quien no tengo y sentir lo que he perdido, pero no, prefiero hacerle honor a tu silencio y hablar de tu ausencia.

Con estos versos de Neruda cualquiera queda encantado con el silencio.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

What a wonderful work

9 feb

Hoy es 9 de febrero y en Colombia se celebra el día del periodista. El día de aquellos que con su trabajo se encargan de mostrarle el mundo a través de sus voces, pantallas, plumas o páginas a aquellos que se despiertan y quieren saber qué está pasando en el país y en el mundo.

Ser periodista no es fácil ¿qué tan fácil puede ser comunicarle al mundo una tragedia y no llorar mientras esta ocurre frente a los ojos de quien la está narrando? no, no es fácil. A veces las maravillas del mundo se ven escondidas por los horrores de la mano del hombre y son los periodistas quienes hacen el trabajo sucio: contarlas.

No es fácil. Y no es fácil ejercerlo en medio de un país como este, en el que ha llegado a ser delito estar en contra de las opiniones del poder. En el que entidades del Estado han aprovechado su estatus para perseguir a aquellos que se dedican a contar y analizar la realidad que nos ofrecen unos pocos que están en el poder.

No es fácil. No es fácil reconstruir la memoria de un país que se llena de recuerdos terribles a causa de unos pocos que quieren imponer sus ideas con bombas y asesinatos.

No es fácil alegrar las mañanas de aquellos que están apretados en un bus urbano o parados en un trancón pensando que van a llegar tarde a sus trabajos.

Nada de eso es fácil pero todo, todo se arregla, cuando alguien dedica 30 minutos del día para verte en un televisor mientras tiene una vida e infinidad de cosas por hacer. Todo tiene su recompensa cuando te escriben un “gracias por la nota que hiciste” cuando debería ser yo el que le agradezca la gentileza de verme a pesar de la infinidad de canales, programas y temas que pudo haber elegido.

Hoy recuerdo cuando estaba en el colegio y soñaba cómo iban a ser esos días en que no tendría que ir a clases de matemáticas o física sino hacer lo que realmente me gustaba. Hoy mis días ya no tienen química ni estadística. Hoy soy la mujer que he querido ser y aquella que en los pupitres del colegio imaginaba en 10 años.

Sólo tengo por decir: gracias. Gracias a Dios y a la vida por permitirme trabajar todos los días en lo que más amo hacer. Gracias a aquellos que siempre dedican el tiempo sagrado de sus actividades a verme a mi y a mis compañeros con todo lo que tenemos por contarles cada vez que nuestro programa sale al aire.

Hoy es día de decirle a todos cuántas maravillas dejamos de mostrar a diario y a veces olvidamos que existen. De eso se trata, periodistas. De mostrar el mínimo fragmento de la realidad horrorosa y compararlo con la majestuosidad de todo lo que hay a nuestro alrededor.

Feliz día del periodista, colegas.

Pa’ fuera telarañas

3 feb

Pa’ fuera. Pa’ fuera todo aquello que no deja abrir el corazón ante la vida y ante la gente. Pa’ fuera el pasado, pa’ fuera el miedo y la cobardía.

Nada hay más valioso que expresar con sinceridad y transparencia aquello que nos causa tantas vueltas en la cama por las noches. Nada hay más transparente que mirar a los ojos y decir todo lo que a veces está amarrado a nuestra garganta, atado al miedo y al horroroso sentimiento de la incertidumbre.

Y por eso esta decidido: hoy voy a empezar a vivir la historia del tigre, esa es mucho mejor*

“Porque fue suficiente
Hablarle con los ojos desde allí
Si en ese mismo instante
Su vida era tranquila
Y feliz…”

Revolvió – Bebé

____________
*Recomiendo ver Life of Pi para entender de qué se trata este post.

Bonito

31 ene

A veces la vida da tantas vueltas que no sabemos en qué curva nos va a dejar un día. A veces queremos y añoramos algo con tanto fervor que parece como si los días se empeñaran en pasar sin darnos razón de aquello que tanto queremos.

Y aunque no nos da razón de eso, cada día, cada despertar, es una oportunidad para ser feliz y atraer felicidad. Cada hora nos muestra algo por lo cual sonreír. Sea un pensamiento, una palabra, una persona, una actitud o hasta una canción que de pronto sonó para alegrarnos el momento.

Todos los días podemos atraer nuestros sueños con la buena energía de pensar que no están muy lejos. Dicen por ahí que la vida no es esperar que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia.

“…Bonita la paz, bonita la vida
bonito volver a nacer cada día
bonita la verdad cuando no suena a mentira
bonita la amistad, bonita la risa
bonita la gente cuando hay calidad
bonita la gente que no se arrepiente
que gana y que pierde, que habla y no miente…

Qué bonito que te va cuando te va bonito…”

Pasar y pasar…

29 ene

¿Qué sería de nuestra vida sin ver las de los demás pasar y pasar? Nada.

La vida pasa como si estuviéramos detrás de un vidrio empañado, tratando de ver lo que hacen los demás mientras no nos tomamos ni siquiera el tiempo para limpiarlo y ver a través del cristal las cosas que importan.

Pasa el amor, pasa la gente, pasa el dinero, pasa el trabajo, pasan las experiencias, pasan la tristeza y también la alegría. Pasa la vida misma por delante mientras ni siquiera nos damos cuenta para dónde va porque seguimos detrás del mismo vidrio empañado.

Todo pasa. Pasan los días, pasan las noches. Pasan y pasan. Así pasa el tiempo mientras nuestra vida pasa….

¿Qué pasa? Nada. Cuando limpiamos el vidrio para ver a través de él es demasiado tarde. La vida, ya pasó.

Me gustas

27 nov

Me gustas. Me gusta tu voz y tus ojos verdes. Me gusta cuando me hablas y cómo me hablas. Me gusta tu timidez y tu valentía.

Me gustas. Me gusta cuando me mandas un beso y cuando sonríes por verme. Me gusta cuando le hablas de mi a los demás y cuando piensas en mí, en silencio, imaginando cómo sería tu vida, nuestra vida, si estuviéramos juntos.

Me gustas. Me gusta tu persistencia y tu galanía evidente. Me gusta cuando sonríes por ignorarme.

Me gustas y eso me gusta.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.